¿ERES CONSCIENTE DEL GUSTO QUE TE DA HABLAR MAL DE LOS DEMAS?

10922640_1068837416475062_2335801954585607352_n

Hablar mal de los demás es uno de los infinitos ejemplos en que se traduce el hábito mental de reaccionar ante el dolor y el placer, que constituye la causa directa de nuestro sufrimiento.

Seamos conscientes o no, hablar mal de los demás nos alivia y nos produce placer. Por eso lo hacemos. Y si es por “causa justificada”, nos dan la razón o lo hacemos en grupo, mejor que mejor, entonces el placer es ya supremo.

Tener razón, que el destinatario de la crítica se lo merezca o cualquier otro titulo que pueda justificar o legitimar nuestra conducta no hace sino agravar la enorme dificultad de no reaccionar y sostener el impulso que necesariamente nos llevará al sufrimiento, a nosotros mismos o a los demás, ahora o luego, mucho o poco.

Esta es una Ley de obligado cumplimiento. Podéis comprobarlo por vosotros mismos.

La toma de consciencia de nuestras acciones reactivas es un paso imprescindible para debilitar el hábito que nos aparta de la paz que tanto anhelamos.

Si queremos dejar de sufrir y dejar de causar sufrimiento a nuestro alrededor no nos queda otra. Ojalá tengamos suerte.

Concepción Curiel

Leave a Reply